Centro polivalente

junio 19, 2015

Centro de Innovación Tecnológica

noviembre 10, 2015

Camara de comercio Campo de Gibraltar

junio 19, 2015

CUBRICIÓN CASA ROMANA DEL ANFITEATRO DE MÉRIDA

agosto 20, 2015

Actuación singular en San José del Valle

agosto 23, 2015

Conjunto residencial de viviendas protegidas

junio 29, 2015

Conjunto residencial de viviendas turísticas

junio 29, 2015

Recinto Ferial de Córdoba

agosto 23, 2015

Casa de los Periodistas

marzo 12, 2016

Centro de Recepción del yacimiento arqueológico de Doña Blanca

marzo 12, 2016

Salon de actos de la asociación de la prensa

junio 29, 2015

Módulo sanitario desmontable para el Instituto tecnológico de la Defensa en Madrid

marzo 13, 2016

ARQUITECTURA Y ANTINOMIA.

 

Los siglos no comienzan con noticias claras sobre lo que puede suceder a lo largo de los mismos. En periodos de relatividad como el que caracteriza nuestra existencia actual, de persistente postmodernidad que renueva los códigos lingüísticos pero no la actitud intelectual, existe un esfuerzo colectivo por buscar nuevas fórmulas estéticas que hagan atractiva la realidad. El sistema,   donde reside la racionalidad instrumental, tiene la capacidad proteica de adquirir formas diversas para seguir fagocitando ideales consumibles por la sociedad. Esta es incapaz de reaccionar, al encontrarse en un aletargamiento propiciado por el hedonismo y la búsqueda del éxito.

Por ello es posible encontrar en este momento valores contradictorios en la convivencia. Se experimenta la óptica de paralaje, a través de los continuos itinerarios nómadas que no fijan el eje de coordenadas, se especulan nuevas formas de fusión e hibridación entre lo natural y lo artificial ...

El arte se ha manifestado como la relación entre una actitud expresiva del individuo y el mundo objetivo, y como tal esfera de conocimiento, capaz de sustraerse a la instrumentalización del sistema. Pero en los momentos de máxima relatividad es difícil discernir entre lo artístico no instrumentalizado, de los artístico cosificado, que actúa como instrumento del poder económico y financiero. De esta manera el mundo vital cede la fuente de autonomía capaz de transformar el sistema social.

Comparto que la modernidad es un movimiento abortado, que no ha sido concluido, que no ha podido agotar ni experimentar los ideales de racionalidad no instrumental. Por estas circunstancias resulta interesante encontrar y reclamar nuevos contenidos e ideales que pueden orientar la acción.

La preocupación por el medioambiente, por la distribución global de los recursos, debe ser afrontada desde una nueva óptica ya que la actual es como mínimo decepcionante, en algunos casos hasta peligrosa y claramente instrumentalizada.

 En arquitectura los seductores proyectos vanguardistas prometen una vida sensual en espacios híbridos entre la naturaleza artificial y los artificios naturales. La metamorfosis entre lo natural y lo artificial es objeto de investigación arquitectónica. Esta seducción oculta la capacidad de atravesar los límites, y el peligro de transformar y aniquilar aquel medio ambiente que nos preocupa. También el relativismo produce sus propias paradojas de autodisolución.